Sunday, October 17, 2010

Nunca te enamores de la hija de un militar.

En mis viajes he aprendido que no importa lo culero que te esté yendo o lo mal que la estes pasando, la vida nunca deja de sorprenderte e incluso muchas veces para bien.


1 comment:

Setanger said...

Cuando estaba en la universidad tenía un maestro que decía que a Cuauhtemoc Cárdenas no lo había mandado a matar el PRI porque era el hijo del General... está cabrón